Select Page

Tener la posibilidad de ir a muchas partes del mundo, conociendo culturas, artes, comidas es una de las experiencias más interesantes en nuestras vidas, sabemos bien que el sueño de muchas personas es viajar y conocer, pero ¿De dónde surge esta necesidad? Y mejor aún ¿Cómo afecta o apoya esto nuestra visión de la vida e incluso de nuestra labor? Resulta muy curioso, la verdad, pero es un hecho que aquellas personas que conocen más sobre diversas culturas tienden a incrementar sus niveles de creatividad, veamos cómo resulta esto.

Si ves a tu alrededor, sea cerca de donde vives como una plaza común de tu ciudad, quizás veas aspectos de arquitectura y decoración muy similares a otros países pero con un toque local, de inmediato entendemos que aquella persona que diseñó el ambiente estaba inspirado en algo que en un momento vio o vivió sobre esa cultura, de allí es que la creatividad la podemos definir como algo propio.

¿Cómo afecta el viajar a nuestra creatividad?

Años atrás, un estudio realizado por el profesor y doctor Adam Galinsky, indicó que al viajar nuestro cerebro reacciona en función a nuestro entorno y que se logra incrementar considerablemente nuestras capacidades de flexibilidad cognitiva, esto quiere decir, que en ese momento nuestro cerebro se abre a la posibilidad de entender y apreciar nuevas cosas a nuestro alrededor, función que por la rutina y cotidianeidad, es habitualmente casi nula.

Es importante tener en cuenta que lo que debemos vivir para que nuestro proceso creativo se vea influenciado por los viajes no es simplemente una experiencia de vacaciones, más que eso nuestro cerebro debe experimentar sensaciones totalmente distintas, debemos buscar el sentido a lo que realmente hacemos. Si contextualizamos estas palabras, estamos hablando de que los creativos no son aquellos que buscan sacarse fotos con las pirámides, sino de acercarse a ellas, sentir las diferentes texturas de sus piedras, ver como hacen combinación la arena con las bases de la estructura, documentar esa experiencia a través de notas o con fotografías, entre otros.

Si realmente quieres ser más creativo necesitas una fuente de inspiración, planifica tu destino, toma tus maletas y déjate llevar por la experiencia de un buen viaje, aprende nuevas culturas y sumérgete en aguas de inspiración para que tu proceso creativo se vea positivamente influenciado.