Select Page

Desde la Revolución Industrial, ha habido una falsa preocupación sobre cómo el consumo de los recursos naturales del mundo podría llevar a la “Era de la Escasez”. Era una preocupación propagada a mediados del siglo XIX por los economistas Thomas Malthus y David Ricardo.

Ellos postularon que hay una cantidad finita de recursos que producirá un valor económico limitado. Con el tiempo, si los humanos continúan acumulando recursos naturales sin prestar atención a su consumo, estos recursos para obtener beneficios económicos, los llevarán a su perdición.

Estos expertos señalaron los problemas de la producción en masa, que solo se harían más evidentes en los siglos veinte y veintiuno: los recursos consumidos a una tasa insuperable.

La era de la insuficiencia parecía inevitable porque subestimaban nuestra capacidad de innovar para acceder a más recursos, utilizar la tecnología para reducir la necesidad de estos y seguir aumentando la producción, así como para crear nueva tecnología para transformar los desechos en recursos.

Luego, a comienzos del siglo XXI, se produjo la Era Digital, que introdujo nuevas tecnologías y, como resultado, acabaría con la Era de la Escasez y transformaría el mundo tal como lo conocemos hoy.

La tecnología que acabará con la era de la escasez

En la reunión anual de la World Future Society, en julio de 2013, conocí a Ramez Naam, un compañero futurista, que hablaba sobre el impacto de la quinta revolución tecno económica actual y su implicación en nuestro futuro.

La tecnología producida durante esta era se centró específicamente en la calidad sobre la cantidad. Redefinió el propósito de la tecnología; un propósito enfocado en personalizar las necesidades del individuo de una manera más eficiente. La tecnología había evolucionado desde la era del consumo masivo hasta una era de preservación y personalización. Esta revolución digital llevaría finalmente al final de la era de la escasez.

A principios del siglo XX, se escribían cada vez más libros para aumentar esta verdad. Para el siglo veintiuno, la tecnología de la era digital demostró cómo podía prevenir la era de la escasez. Según estudios recientes, parece que los nanomateriales, los sistemas mecánicos micro-eléctricos y la fabricación digital han sido los más influyentes en la Era Digital, cambiando la forma en que se producen los materiales. En efecto, estas tecnologías parecen ser las más impactantes para poner fin a la era de la escasez.

Sistemas mecánicos micro eléctricos reducirán uso de materiales industriales

Se ha encontrado evidencia de este impacto en el libro de Fred Rogers y Richard Lilach: Ride the Wave. Ellos plantean cómo los “Sistemas mecánicos micro-eléctricos” cambian la forma en que los dispositivos mecánicos pueden funcionar al ser más pequeños y más eficientes. En un ejemplo, mencionan cómo Medtronic, una compañía productora de dispositivos médicos en la que he invertido desde 2014, actualmente está construyendo un marcapasos del tamaño de un dólar de plata. En este tamaño, este marcapasos ya no necesitaría cables, lo que permitiría que fuera mucho más pequeño, y que a su vez, provocaría que generara menos energía y menos complicaciones.

Otros sensores de microsistemas mencionados en Ride the Wave se están utilizando para dirigir bombas inteligentes y misiles, medir fuerzas en deportes, medir cuándo se desplegará la bolsa de aire de un automóvil, etc.

La nanotecnología afectará desde materiales hasta la medicina

Además del microsistema, la nanotecnología, considerada como una mil millonésima parte de un metro, ha sido también importante para acabar con la escasez. La nanotecnología permite que el consumo de material prospere en cantidades mínimas. Otros beneficios del nanomaterial incluyen la reducción de la relación costo – efectividad de los materiales, que aumentan cada vez más en un mundo dedicado al consumo de materiales.

La nanotecnología es muy influyente y eficaz en el campo de los viajes espaciales y la nanomedicina. “En el espacio, las nanopartículas que utilizan propulsión láser en tierra podrían reemplazar los costosos cohetes químicos… Este y otros avances mejorarán el rápido progreso que se está realizando en términos de tecnología espacial del sector privado”.

Al inventar robots médicos innovadores, así como otras nanotecnologías en el campo de la medicina, la Era Digital continúa demostrando cómo está terminando con la escasez.

Esto se evidencia en cómo a través de la nanomedicina se han inventado robots médicos capaces de insertarse en un ser humano. Por ejemplo, el robot ViRob, producido por Microbot Medical, que ha sido diseñado para limpiar los vasos sanguíneos de los pacientes que sufren enfermedades cardiovasculares. Hecho con nanotecnología, el tamaño microscópico de ViRob permite realizar procedimientos médicos que normalmente serían muy difíciles o imposibles de llevar a cabo por los médicos profesionales.

Según estudios de tecnología, el ViRob no es el único robot nanotecnológico que se fabrica en el mundo. Otros países también están experimentando sobre los beneficios médicos del microbot.

Estos pocos ejemplos en nanotecnología médica demuestran cuán impactante es en la reducción del consumo de material. Esta tecnología, sin embargo, no es la única prueba de cómo la tecnología ayudará a acabar con la escasez.

Impresión 3D y ahora 4D transforma la industria manufacturera

La impresión 3D es una prueba más de cómo la tecnología de la Era Digital no solo reduce el uso de los recursos y, por lo tanto, contribuirá a poner fin a la escasez en la fabricación digital, sino que también contribuye a crear nuevos avances en la fabricación de bienes con menos material y mano de obra.

La impresión 3D se ha vuelto cada vez más popular en la creación de juguetes diseñados para el hogar. Sin embargo, el mayor impacto de la tecnología es cómo ha ayudado a reducir los costos y la velocidad de llevar nuevos productos al mercado. Al usar 3D para hacer solo la cantidad de productos que se consumirán, los fabricantes pueden evitar el inventario desaprovechado que con demasiada frecuencia termina en vertederos cuando los gustos de los clientes cambian.

Las investigaciones y los estudios indican que la impresión en 3D seguirá siendo más valiosa con la aparición de nuevas tecnologías, más allá del diseño y la fabricación de juguetes. Las posibilidades en la fabricación digital, específicamente la tecnología 3D, también incluye la impresión en metales. Esta tecnología revolucionará la economía al permitir que más ideas innovadoras lleguen al mercado global.

La Era Digital y su éxito en la producción eficiente de materiales

Si bien la Revolución Industrial logró encontrar formas de producir materiales a un ritmo acelerado, la Era Digital cambió y logró producir materiales a un ritmo eficiente, lo que da como resultado el fin de la Era de la Escasez.

Gracias a la tecnología 5G tendremos nuevos avances en la era digital, la producción en masa disminuirá debido a los recursos rentables que se utilizan en la fabricación digital, la nanotecnología y los sistemas mecánicos micro eléctricos. A través de esta tecnología, la Era Digital para está revolucionando la forma en que se producen los productos, dando como resultado materiales que se obtienen con más eficiencia y menos materia prima.

Esta tecnología es más influyente e impactante en cómo se perciben los recursos en el siglo XXI y más allá, con un enfoque en la preservación en lugar del consumo de recursos. Con el tiempo, también parece que esta tecnología de la Era Digital solo continuará desarrollándose y progresando, justificando aún más el hecho de que la Era Digital ha terminado con la Era de la Escasez.

Sobre el autor:

Frank Liz

Apasionado empresario, consultor en energía solar, experto inversionista, futurista, catedrático y autor. Especialista en  generación, transmisión y almacenamiento de energías limpias.
Ha escrito ampliamente acerca de temas económicos de Estados Unidos e internacionales. Autor de varios libros entre ellos, el best-seller “El Millonario dentro de ti”, “Un Pequeño Manual Para Grandes Soñadores” y Hambriento por Respetas, libro sobre el clima y el problema de los recursos en el mundo.
Durante más de 25 años ha realizado un extenso estudio de los ciclos económicos, desde la gran depresión hasta los mercados financieros globales, su gran pasión. Como ejecutivo de la compañía, NetMillionaire (1995-2002), enseñó a más de 30.000 personas cómo invertir en el mercado de valores. Fundador del Instituto de Educación Financiera Adimir.