Select Page

El Estado Islámico y su impacto en el mundo.

Estado Islámico o EI, también llamado ISIS por sus Siglas en inglés (Islamic State of Iraq and Syria),  es un grupo terrorista insurgente conformado por radicales fieles a  Abu Bakr al-Baghdadi, quien en el año 2014 autoproclamó el califato, que es una forma de Estado dirigido por un líder religioso y político de acuerdo con la ley islámica. El territorio controlado por dicho califato se encuentra ubicado entre los Estados de Siria e Irak. ISIS ostenta recibir el apoyo general de todos los musulmanes incluso a nivel internacional y poder avanzar territorialmente para “Liberar Palestina”.

Sus antecedentes surgen entre los años 2012-2013, formándose como una organización terrorista próxima a Al Qaeda para hacer frente a la invasión de Irak, liderada por el jordano fallecido Abu Musab al-Zarqawi, quien juró lealtad a Osama bin Laden.

Tras la muerte de Zarqawi en 2006, Rashid al-Baghdadi asumiría el liderazgo de la organización bajo la tutela de Osama bin Laden. Se creó una organización alterna llamada el Estado Islámico de Irak (ISI por sus siglas en inglés). Sin embargo ISI fue debilitada por las tropas de EE.UU. y por la creación de consejos Sahwa (Despertar), liderados por tribus sunitas que rechazaron la brutalidad de ISI. El estado islámico de Irak fue responsable de la muerte de miembros del gobierno iraquí, aliados internacionales y miles de civiles iraquíes. Debido al apoyo militar que recibió el gobierno iraquí, el grupo terrorista sufrió varias bajas, incluyendo la muerte de Rashid al-Baghdadi.

En el 2010 el próximo y actual líder, Abu Bakr reconstruyó la organización y realizó cientos de ataques en el país.  En 2013 se unió a la rebelión contra el presidente sirio, Bashar al Asad y en abril de ese mismo año, anunció la fusión de las milicias en Siria e Irak y las bautizó como Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIS, por sus siglas en inglés). Abu Bakr al-Baghdadi cortó los lazos con Al Qaeda y en 2014 declaró la independencia de su grupo sobre Irak y Siria, proclamando el califato. En ese mismo año dieron un duro golpe al tomar el control de Mosul, la segunda ciudad más importante de Irak, avanzando hacia la capital, Bagdad. Mes y medio después ya se habían consolidado sobre docenas de localidades y ciudades, cambiando su nombre a Estado Islámico.

Se estima que EI cuenta con aproximadamente 30.000 y 100.000 hombres en sus filas, donde se incluirían fieles occidentales de Estados Unidos, Francia y Reino Unido. Así, ha pasado a competir con Al Qaeda por el dominio del yihadismo (lucha armada para extender la ley de Dios). Sin embargo, lo que los diferencia es la utilización de redes sociales y medios tecnológicos que le permiten llegar a más personas alrededor del mundo, captando seguidores.

El territorio controlado por EI es de 40.000 – 90.000 kilómetros cuadrados, entre Irak y Siria. Ese territorio incluye las ciudades de Raqqa en Siria y Mosul, Tikrit, Faluya y Tal Afar en Irak; además de carreteras, represas, campos petroleros y límites fronterizos. Se calcula que al menos 8 millones de personas viven bajo el control total o parcial de EI, forzandolos a una estricta interpretación del Corán, obligando a las mujeres a portar velo y a los no musulmanes a convertirse o pagar impuesto, imponiendo castigos extremistas que incluyen torturas y las más terribles ejecuciones. Han ordenado la expulsión de todos los cristianos que se nieguen a convertirse al Islam, motivo por el cual, han realizado decapitaciones masivas en público y transmitidas por las redes sociales para difundir mayor miedo en la sociedad y tener más alcance de sus ataques violentos hacia la población.

El Estado Islámico obtiene sus bienes de aportaciones individuales, por redes sociales, de saqueos, y la toma de bancos, como sucedió en la toma de Mosul, donde lograron obtener 400 millones de dólares depositados en el Banco Central.  Se estima que recaudan 2 millones de dólares diarios por la venta de petróleo, contrabando y extorsión. Los combatientes del EI tienen capacidad de usar una gran cantidad de armamento, incluyendo ametralladoras, lanza cohetes, baterías antiaéreas y artillería pesada. También capturaron tanques de guerra y vehículos blindados de los ejércitos sirios e iraquí.

El objetivo que actualmente persiguen es el de expandirse por los territorios de Jordania, Israel, Palestina, Líbano, Kuwait, Chipre y Turquía. La indignación mundial contra sus actos crece en medida que crece su influencia. Han declarado que todos los países que han participado en los ataques en Siria e Irak son también sus objetivos. Y es por esto que se han adjudicado diversos ataques terroristas como: el atentado de París (Francia), el atentado en Bruselas (Bélgica), el atentado de Estambul (Turquía) y el de Dacca (Bangladesh), entre otros.

En junio del 2016 la ciudad iraquí de Faluya fue reconquistada por el ejército iraquí contando con el apoyo de ataques aéreos por parte de Rusia, tras varias semanas de enfrentamientos, ciudad que estuvo en manos del EI desde enero del 2014. De a poco, en los últimos meses, el ejército iraquí con la ayuda de gobiernos internacionales, ha ido logrando su avanzada en territorios conquistados por el EI, siendo miles los refugiados que huyen de la sombra de los terroristas aún reconocidos mundialmente como ISIS.  

El avance y poder de EI es una amenaza latente, que aunque puede parecer lejana, representa la guerra, el terror, muerte y derramamiento de sangre, elementos a los que todos tememos y que lamentablemente millones de personas, hombre, mujeres, ancianos, niños viven día a día y de los cuales miles han perdido la vida bajo sus acciones terroristas.

Photo by Dawid Zawiła on Unsplash