Select Page

Una dictadura es un sistema de gobierno en que el poder se concentra en una sola persona, el dictador, o en un pequeño grupo que controla el estado. En las dictaduras los poderes no se encuentran separados o simplemente no existen. Los pueblos gobernados bajo dictadura no disfrutan de libertad plena, al estar sometidos a diferentes tipos de limitaciones que buscan controlar sus acciones y perpetuar en el poder al dictador.

El concepto de dictadura tiene su origen en la Antigua Roma, donde se recurría a la figura de un dictador en momentos que imperaba la crisis, el caos y la desorganización, situación que se presentaba luego de las guerras. Bajo estas condiciones el Senado, nombraba a un hombre para ejercer una dictadura durante 6 meses, con el fin de restablecer el orden de la República, normalmente poniendo “mano dura”.

Entonces en principio, las dictaduras eran beneficiosas, reorganizaban, estructuraban, encarrilaban, haciendo uso del poder, con la garantía de que traería beneficios a la población, pudiéndose comparar tal vez con un maestro exigente, que usa la disciplina como un medio para fortalecer al discípulo.

Aunque bajo este concepto, la línea que separa las “ventajas” y “desventajas” de las dictaduras se torna borrosa, especialmente si el poder no se ejerciera con un pulcro concepto de justicia,  encontramos fieles seguidores de sistemas dictatoriales, que defienden los beneficios que la disciplina y el orden pueden traer a la sociedad.

Ventajas de una dictadura

 

  • Control: Al tener el control de todos los poderes, se facilita la labor de restaurar  aquellos elementos que están afectando a la sociedad. Los dictadores suelen eliminar los congresos, senados, ministerios, a fin de limitar la cantidad de personas que participan de la toma de decisiones y que incentivan la corrupción.  Las decisiones quedan en manos de un cerrado grupo permitiendo la instauración de un sistema homogéneo, en una única línea de pensamiento.

 

  • Infraestructura: La labor que ejercen en la construcción de edificios y estructuras normalmente es de hacerse notar, las construcciones son una forma de evidenciar el trabajo del gobierno, por lo que se utilizan algunos edificios de forma emblemática como parte de la identidad que desean implementar en la población. Igualmente construyen calles, avenidas, plazas e instituciones importantes como Universidades, Hospitales y Estadios, que perduran en el tiempo para el aprovechamiento de la población.

 

 

  • Seguridad: Las dictaduras más estrictas son reconocidas por no padecer de los males del hampa y la delincuencia, al ser sistemas vigiladores donde las libertades están limitadas, disminuye también la posibilidad de poder delinquir. El narcotráfico, los robos y homicidios disminuyen notablemente durante una dictadura, probablemente por los duros castigos a los que se exponen quienes osan a quebrantar la ley. Esto, especialmente, en aquellas dictaduras interesadas en cuidar su reputación como “protectora” de los ciudadanos.
  • Orden: Por la misma razón anterior los regímenes autoritarios, tienen mayor facilidad de mantener las calles limpias y organizadas, libres de factores negativos, indicadores de pobreza, como vendedores ambulantes, mendicidad y prostitución.
  • Derechos ciudadanos: Las dictaduras suelen pregonar como bandera el acceso gratuito por derecho de la educación, la salud y el deporte; también pueden considerar de gran importancia el acceso a la vivienda estableciendo políticas que faciliten a los ciudadanos este importante derecho.

Un elemento que puede verse como un beneficio es el hecho de que las dictaduras perduran en el tiempo, contando con más espacio para establecer el sistema de gobierno que se quiere instaurar, al contrario de los periodos de gobierno democráticos que duran entre 4 y 6 años, lo que puede considerarse poco tiempo e interferir en la aplicación de las políticas y sus resultados.

Más allá de esto, no todas las dictaduras funcionan de igual forma, es difícil tomar partido y nombrar Dictaduras que destaquen por sus ventajas puesto que en este tipo de gobiernos se suele encontrar a la población dividida, entre quienes se sienten a gusto y quienes consideran que son más las desventajas y limitaciones a las que están sometidos.

Se podría decir que una Dictadura exitosa es aquella en la que el nivel real de satisfacción es alto, lo cual se evidencia en el porcentaje de movimientos ciudadanos que se le oponen y en las acciones que estos pueden realizar, que estos casos son bajos; además de un economía creciente o notable como es el caso de  los países asiáticos de Tailandia o Malasia, donde los gobiernos no limitan el crecimiento de sus ciudadanos ni del país, aun y cuando cuentan dictaduras monárquicas.

Lamentablemente los beneficios de una dictadura dependen en gran medida de la disposición e interés que tenga el dictador hacia el país, además de que el plan que desee instaurar sea realmente beneficioso y esté en concordancia con lo que la población espera. Por esta razón las dictaduras pueden ser peligrosas, ya que se le entrega un gran poder a unos pocos.

Las historias de quienes han sobrevivido difíciles gobiernos dictatoriales deben servir de aprendizaje para el mundo entero, y de esta forma distinguir oportunamente las señales que indican el rumbo que un gobernante puede tomar y actuar ante estas, evitando caer en el cruel destino al que se someten los pueblos en manos de un gobierno déspota. No hay beneficios que valgan la pena el sacrificio de la libertad, la calidad de vida, los derechos sociales o económicos que por derecho le pertenecen a la población.